Si quieres mantener tu peso ideal la clave no es comer menos sino mejor

Ventajas y desventajas de los principales nutrientes de nuestra dieta
25 marzo, 2020
Cómo preparar un picnic delicioso, saludable y sencillo de hacer y transportar
23 abril, 2020

Si quieres mantener tu peso ideal la clave no es comer menos sino mejor

Seguro que si alguna vez habéis querido perder peso o mejorar vuestra forma física habéis pensado: “ahora me toca cerrar el pico”. Pues bien, una vez más, no por mucho repetida esta frase es más cierta.

De hecho, si bien deberías olvidarte de los atracones, es mucho más importante la calidad de lo que comes que la cantidad. Es más, la experiencia demuestra que una reducción drástica de la ingesta puede que a corto plazo te ayude a perder peso pero el efecto rebote hará que cuando finalices la dieta no solo recuperes lo perdido sino que te pongas algún kilo de más. Y es que nuestro cuerpo es muy inteligente y ante una reducción drástica de la aportación de alimentos, comenzará a almacenar buena parte de esos nutrientes y ralentizará tu metabolismo para gastar el mínimo de esa energía almacenada. Resultado: tus depósitos de grasas (la principal reserva de nuestro cuerpo) se dispararán y ahora quemarás muchas menos calorías en hacer exactamente lo mismo que hacías antes de comenzar el régimen.

Por tanto, huye de las dietas restrictivas y apuesta por una alimentación variada, equilibrada y que incluya siempre todos los grupos de nutrientes. Una fórmula que te puede funcionar es: 40% de proteína, 40 o 30% de hidratos de carbono y un 20% de grasas. No olvides que la proporción es mucho más importante que la cantidad pues, si un gramo de hidratos o proteínas nos proporciona 4 calorías, un gramo de grasas se traduciría en 9 calorías.

Consejos para conseguir y mantener tu peso ideal

  • Una dieta variada, que incluya los 7 grupos de alimentos: los cereales, la fruta, la verdura, el pescado, la carne, los frutos secos e incluso el chocolate. La Fruta no sólo nos hidrata y nos aporta vitaminas y sales minerales sino que además nos da energía. Cereales: otra fuente inagotable de fuerza para nuestro cuerpo. Verduras: nos aportan hidratación, vitaminas y fibra que evita que nos sintamos pesados. Además nos sacian y aportan muy pocas calorías. Pescado: Especialmente el salmón, la sardina o el atún son ricos en proteínas, grasas saludables y vitaminas. Carne: mucho mejor optar por carnes magras y blancas como el pollo o pavo o el conejo. Frutos secos: Las nueces, las almendras y el resto de futuros secos aportan gran cantidad de ácidos omega 3 y 6 y vitaminas que contribuyen a mantener la mente ágil y fuerte. El chocolate: si consumes no más de 25 o 30 gramos al día, mucho mejor si es puro, no solo mejorará tu estado de ánimo sino también tu concentración y tu sistema inmunológico.
  • Centra tu dieta en alimentos naturales. Son mucho más baratos y nutritivos que los alimentos precocinados y cubrirán tus necesidades diarias de nutrientes sin perjudicar tu salud a largo plazo. Y olvídate de dietas milagro, falsos quema-graso o pastillas para mejorar el rendimiento. Una buena alimentación es lo único que necesitas.
  • Productos a evitar. Las grasas saturadas que no solo nos engordan sino que además son nocivas par nuestra salud. Por tanto, embutidos demasiado grasos, rebozados o fritos y bollería industrial deben quedar desterrados de nuestra dieta.
  • Reduce el consumo de sal. La OMS recomienda consumir menos de cinco gramos de sal diarios para evitar hipertensión, cardiopatías y accidentes cardiovasculares. Además, las comidas saladas provocan retención de líquidos y pesadez.
  • No te saltes ninguna de las cinco comidas. Cumplir con desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena y no picar el resto de las horas es otro de los consejos fundamentales de los nutricionistas para conseguir y mantener nuestro peso ideal. Nos ayuda a mantener los niveles de azúcar y la hidratación estable y evita que, si nos saltamos alguna de ellas, a la siguiente comamos mucho más.
  • Hidrátate. Entre el 50 y el 60 % del cuerpo es agua y todas las reacciones químicas de nuestro organismo se dan en medio acuoso. Por lo tanto, la hidratación es fundamental para nuestra salud física y mental y para el correcto funcionamiento de nuestro metabolismo.
  • Planifica tus comidas. Compra, prepara y diseña tu menú con antelación. Si lo dejas para el último momento, cuando el hambre te exige comer inmediatamente, lo más probable es que optes por lo primero que encuentres en la nevera o por lo que más te apetece en ese momento en lugar de lo que más te conviene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies