Los cinco pilares de una dieta sana y equilibrada

Perritos calientes: mucho más que el abanderado de la comida callejera
14 mayo, 2020
Descubre el gusto por la sabrosísima y variada gastronomía alemana
11 junio, 2020

Los cinco pilares de una dieta sana y equilibrada

La transcendencia de lo que comemos o bebemos va mucho más allá de su influencia en nuestra imagen o en si conseguimos o no nuestro supuesto peso ideal. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), nuestra manera de alimentarnos “puede afectar a la capacidad de nuestro cuerpo para combatir infecciones, así como la probabilidad de que desarrollemos problemas de salud en el futuro, como obesidad, enfermedades cardíacas, diabetes y diferentes tipos de cáncer”. Pero, comer adecuada y equilibradamente no es una ecuación matemática que sirva para todos. Los ingredientes que deberían integrar una dieta saludable varían según la edad, el sexo, el estilo de vida o la actividad de cada persona y también de los productos que encontramos en nuestro entorno, pues la calidad de los mismos está muy relacionada con el tiempo que pasa desde que se recolectan hasta que llegan en nuestra mesa. Por todo ello, aunque es imposible diseñar una dieta adecuada a nivel general, la OMS aconseja seguir 5 recomendaciones muy fáciles de poner en práctica por todo aquel que quiera apostar por su salud:

1- Variedad. Según la OMS, comer variado es la premisa fundamental para conseguir una alimentación equilibrada, pues “ningún alimento contiene todos los nutrientes necesarios”. Así, la organización invita a comer diariamente una mezcla de alimentos básicos como el trigo, el maíz, el arroz o las patatas, combinado con legumbres, mucha fruta fresca y verduras. Tampoco deben faltar alimentos de origen animal (carne, pescado, huevos y leche). Pero, eso sí, mucho mejor si optamos por los cereales integrales, las carnes magras, los aceites vegetales  y en general los alimentos sin procesar.

2- Mejor sin sal o al menos con mucha menos sal de la que consumimos habitualmente (en promedio el doble del límite recomendado por la OMS, que serían 5 gramos o el equivalente a una cucharadita al día). No debemos olvidar que este consumo excesivo puede elevar la presión arterial, uno de los principales factores de riesgo de padecer enfermedades cardíacas y accidentes cardiovasculares.

3- Cuidado con las grasas animales y los aceites. Aunque muchos piensen lo contrario y las destierren de su dieta, las grasas son fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Pero, dicho esto, si optamos por los tipos equivocados también corremos el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y cardiovasculares. Entre todas ellas, deberíamos evitar sin duda alguna, las grasas trans producidas industrialmente y las más dañinas para la salud. Según la OMS, “se ha demostrado que una dieta alta en este tipo de grasa aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca en casi un 30 por ciento”. Por el contrario, aceites como el de oliva o girasol o grasas saludables, como las del aguacate o los frutos secos, en cantidades moderadas no solo no perjudican sino que pueden ser muy beneficiosas.

4-Reducir el consumo de azúcar. El azúcar no solo puede ser nefasto para nuestra salud bucodental sino que además aumenta el riesgo de sobrepasar el peso saludable e incluso provocar obesidad, lo que, más allá de un problema de estética, supone un grave riesgo de padecer problemas de salud crónicos y graves. La OMS alerta de la importancia de tener en cuenta la cantidad de azúcares “ocultos” que pueden encontrarse en los alimentos y bebidas procesados. Por ejemplo: “una sola lata de refresco puede contener hasta 10 cucharaditas de azúcar añadido”.

5- “No hay un nivel “seguro” de consumo de alcohol”. Así lo defiende la OMS, que también subraya que el alcohol “no es parte de una dieta saludable”. De hecho, la organización recuerda que beber demasiado o con demasiada frecuencia, aumenta el riesgo inmediato de lesiones, además de causar efectos a largo plazo como daño hepático, cáncer, enfermedad cardíaca o enfermedad mental. Añade que, incluso los niveles bajos de ingesta en embarazadas, conductores, personas medicadas o ex alcohólicos, pueden estar asociados a riesgos significativos para la salud.

Si sigues estos consejos, comprobarás que llevar una dieta variada, equilibrada y saludable no solo es sencillo sino que además te permite cuidarte sin renunciar al placer de la buena mesa. Pero si además buscas perder peso, no olvides que las dietas deben ser personalizadas y adaptadas a las características de cada persona. Es vital tener en cuenta la edad, estilo de vida, composición corporal, actividad física, intolerancias o posibles patologías previas. Por todo ello, si quieres adelgazar, cuenta siempre con la opinión, control y seguimiento de un profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies